¿Qué son los visores acústicos y para que sirven?

Los visores acústicos son un complemento absolutamente necesario si se quiere conseguir una buena insonorización. Se utiliza sobre todo en estudios de grabación, salas de conciertos, emisoras de radio... En un sinfín de espacios. Los visores acústicos constituyen un tipo especial de ventanas que no contienen mecanismos de apertura y cierre. Con ello, se persigue minimizar, al máximo, la intensidad de las ondas sonoras que circulan por las paredes. Así, se puede evitar que este ruido entre en la zona que se quiere mantener insonorizada.

¿Qué son y para qué sirven los visores acústicos?

Se trata de ventanas no practicables, es decir, no permiten aperturas o cierres. La finalidad es minimizar el nivel del sonido que se transmite a través de las paredes. De esta forma, se evita que el ruido que las atraviesa se transmita al ambiente interior a niveles que podrían violar la normativa vigente.

Se convierten en elementos necesarios cuando el nivel de ruido que se genera en el exterior o interior de otro espacio provoca que se aumente el nivel de calidad acústica en las zonas que se quiere proteger. En resumen, el objetivo es conseguir el mayor aislamiento acústico posible.

Este tipo de aislamientos acústicos se utiliza en ambientes en los que el ruido, que se produce en el exterior, pueda interferir, de cualquier manera, en el nivel de calidad acústica de la zona que se quiere proteger.

Se trata, por tanto, de un mecanismo muy valorado en ámbitos laborales en los que un controlado nivel de sonido resulta de una importancia esencial. Veamos algunos ejemplos de ello:

✔️ El mundo audiovisual, es decir, emisoras de radio, estudios de grabación y doblaje, platós de TV... y serán instalados en las paredes divisorias de estas salas.

✔️ Locales de hostelería como pueden ser discotecas, bares, restaurantes, pubs, cafeterías, etc. Se instalan en las fachadas

✔️ Los centros educativos avanzados, como las escuelas de música o las residencias universitarias.

✔️ Estancias de ámbitos laborales especialmente exigentes, como despachos, oficinas, salas de reuniones...

Ventajas

Si el uso de esta técnica continúa siendo muy frecuente, es por los numerosos beneficios que reporta:

1. Se fabrican bajo pedido, es decir, con las medidas necesarias y con las especificaciones dadas por los clientes.

2. El uso se puede ampliar, además de a los lugares indicados anteriormente, a: hostelería, discotecas, salas de control, etc.

3. Posibilidad de distintos tipos de materiales en la elaboración: madera, metal, vidrio o cristal.

4. Son fáciles de instalar. Normalmente, requieren de pocas obras para su colocación y de moderados costes de mantenimiento.

5. Son altamente personalizables. De modo que se pueden fabricar bajo pedido, con cualquier medida y característica técnica que se necesite. Lo mismo ocurre con su diseño estético, que se puede adaptar a cualquier tendencia arquitectónica.

6. Son duraderos. La principal razón de ello puede encontrarse en sus materiales de fabricación, normalmente de gran calidad, como el metal, el cristal o el vidrio.

En Iracustica somos especialistas en todo tipo de soluciones acústicas: puertas, silenciadores, cabinas, pantallas, rejillas, así como tratamientos fonoabsorbentes. Nuestra especialidad son los visores acústicos, ya que están formados por marcos independientes entre sí, en los cuales se aloja un vidrio compuesto por un cristal, una cámara y otro cristal. El citado vidrio se colocará de forma inclinada, consiguiendo el máximo aislamiento acústico posible.

Podrás contactar con Iracustica para contratar cualquier solución aislante en materia sonora. También puedes solicitar información y precios sin compromiso.

Sin comentarios

Añadir un comentario