Silenciador acústico


¿Qué es un silenciador acústico?

Un silenciador acústico es uno de esos elementos secundarios pero imprescindibles en la mayoría de conductos que hay. Hay muchas tuberías o elementos que se dedican a transportar gases de un punto a otro, presentes en la mayoría de edificios. Ya sea el gas o cualquier otro material de carácter industrial, los conductos funcionan como una cavidad que guarda otra serie de reglas estructurales y físicas.

Función de un silenciador acústico

Precisamente por este motivo, es necesario disponer de un silenciador propio para los conductos. Estos se encargan de aislar acústicamente el sonido. De esta manera, se consiguen dos cosas, por un lado los propios gases y fluidos no resuenan en el exterior de la tubería, de manera que en el edificio o en las salas no se escucha ese proceso. Y, por el otro lado, sucede que los fluidos exteriores no utilizan los conductos vacíos como espacios por los que propagarse. De esta forma, se mantiene una buena estructura aislante en las partes interiores de los edificios.

Estos silenciadores acústicos pueden concentrarse en varios enfoques, trabajando incluso a diferentes frecuencias, de manera que para cada una de ellas sea necesario un tipo u otro de silenciador. Dependerá, en definitiva, de la velocidad a la que circule el gas.

El uso que tienen se aplica a conductos que transportan gases, siempre y cuando se quiera aislar ese sonido del exterior. Es decir, cuando no se quiere que pase al interior del edificio en viviendas, edificios habitados o también en los lugares de trabajo. El ejemplo más emblemático es el aire acondicionado.

¿Qué clases de silenciadores existen?

Como hemos mencionado, un silenciador acústico es un aparato que tiene como misión el aislamiento acústico de los ruidos producidos por los gases u otro tipo de fluidos transportados a través de las tuberías o conductos similares en las naves industriales. No todos los silenciadores son iguales, se puede establecer una división en función del nivel de frecuencias generadas.

Por un lado existen los denominados silenciadores reactivos, utilizados en los casos de ruido generado por frecuencias bajas, esto es de 31,5 a 250 Hz. En este caso, el silenciador acústico no puede mitigar la emisión solamente con la simple absorción del mismo, sino que utiliza un tratamiento que mezcla dicha absorción con un desfase. Este tipo de silenciador lleva una cámara que va desfasando las ondas para pasar posteriormente a un proceso de absorción. Esta modalidad es muy utilizada cuando se emplean motores de combustión interna, tales como motores de gasoil.

Otro tipo de silenciador acústico sería el silenciador disipativo. En este caso, el ruido va a ser mitigado por absorción. Estos aparatos están fabricados con materias porosas, tales como la fibra de vidrio o lana mineral, que van a proceder a disipar la energía y posteriormente la van a convertir en calor. Estos aparatos son muy utilizados en calefacciones, equipos de aire acondicionado o de ventilación, conductos que van a emitir frecuencias medias y altas.

Existe otra clase de aparatos que se podría denominar silenciador de material poroso. Estos silenciadores están fabricados generalmente con algún tipo de material poroso, como puede ser el bronce o la cerámica. Este material va a retardar la velocidad con la que el fluido atraviesa el conducto, produciendo el efecto de disminución de ruido. Son utilizados en casos de frecuencias medias y altas.

El ruido emitido por una nave industrial o instalación similar que utilice silenciadores y cuyas emisiones sean de baja frecuencia, puede ser oído por los vecinos en un radio de acción de 80 metros. De ahí la importancia de encontrar un adecuado silenciador acústico.

En Iracustica nos dedicamos a la venta y suministro de diferentes modelos de estos silenciadores. Al ponerse en contacto con nosotros, los clientes podrán encontrar los modelos que necesiten de manera rápida y eficaz. Siempre con la mejor calidad y la máxima profesionalidad.

Déjanos tus datos, ¡te llamamos!